Noticias

Impermeabilización de Piscinas de la Planta de Producción de Litio

Impermeabilización de Piscinas de la Planta de Producción de Litio

El pasado mes de diciembre hemos culminado exitosamente el proceso de entrega de 1.544.948,00 m2 de geomembranas de polietileno de alta densidad provenientes de la fábrica española Numa Industrial para la impermeabilización de piscinas industriales de la Planta de Producción de Litio, la venta fue realizada a través de un proceso de licitación pública gestionado por IVDA S.R.L. para la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos, que es el ente ejecutor responsable de la exploración, explotación e industrialización de los recursos evaporiticos del Salar de Uyuni, dependiente de la Corporación Minera de Bolivia COMIBOL.

En la Cordillera de los Andes al suroeste del altiplano de Bolivia, en el departamento de Potosí, se halla el desierto de sal más grande del planeta, extendido sobre una superficie de 10.582 Km2 a una altura de 3.653 m.s.n.m. El Salar de Uyuni está compuesto en su superficie por una dura costra salina, y varias capas alternas de salmuera (agua de sal) y lodo o barro. Tiene importantes concentraciones de litio, potasio, magnesio y boro, motivo por el cual fue declarado ‟Reserva fiscal”.

En el Salar de Uyuni se encuentra una gran reserva de litio estimada en 100 millones de toneladas y es el principal producto de interés para el tratamiento de la salmuera del Salar de Uyuni, entre sus principales usos tenemos: baterías de vehículos híbridos y eléctricos, baterías de teléfonos celulares, baterías de computadoras portátiles, baterías de litio –ion y desechables, fabricación de herramientas eléctricas, industria farmacéutica, industria del vidrio y cerámica, entre otros.

Por otra parte, en la misma planta industrial se produce potasio, el cual se obtiene principalmente por lixiviación subterránea de sales complejas y se estiman reservas por 2.000 millones de toneladas, entre sus principales usos tenemos: producción agrícola, fotografía y litografía, medicina, fabricación de jabones, explosivos, fuegos artificiales, entre otros.

La Planta se ubica en el Salar de Uyuni, tiene una superficie de 6.500 m2 . Su Producción de Carbonato de Litio Li2CO3 es 40 TM al mes y de Cloruro de Potasio KCl es 1.000 TM al mes.

Las piscinas son utilizadas para el sistema de evaporación: piscinas de Halita (Cloruro de Sodio) y piscinas de Silvinita (Cloruro de Potasio). Para la construcción de los diques principales y piscinas, se utilizó 120.000 m3 de sal, haciendo un total de 24 hectáreas de extensión.

Las piscinas de evaporación se construyen con maquinaria pesada entre topadoras, palas cargadoras, volquetas, motoniveladoras, camiones cisternas y vibrocompactadores y están impermeabilizadas con geomembranas de PVC en la base y laterales, luego los laterales se recubren con Geomembrana GM13 de 0,55mm de espesor, como protección de los rayos ultravioleta y tienen una profundidad de entre 5 y 10 m.

Actualmente el campo de uso de materiales geosintéticos para el mejoramiento de los suelos es una alternativa rápida y a la larga económica.

Descarga de las bobinas de geomembrana

Descarga de las bobinas de geomembrana

Bobinas de geomembranas apiladas

Bobinas de geomembranas apiladas

Piscinas Industriales de la Planta de Litio

Piscinas Industriales de la Planta de Litio

Despliegue de geomembrana

Despliegue de geomembrana

 

Rellenos Sanitarios en Bolivia

Implementación de Rellenos Sanitarios para Contrarrestar los Impactos Negativos de los Residuos Sólidos

Los residuos sólidos o comúnmente llamados basura es un problema que se enfrenta en diferentes ciudades de Bolivia y ha resultado difícil de solucionar hasta el momento, la acumulación de basura en terrenos no aptos además de dar mal aspecto a las ciudades y desprender olores fétidos, suele ser uno de los focos infecciosos de muchas de las enfermedades que  contraen a diario los pobladores que habitan en las inmediaciones de estos basureros, además de otros impactos ambientales como deterioro de los ecosistemas y contaminación de los recursos naturales como agua, aire y suelos.

Según el  artículo El problema de los basurales a cielo abierto y cómo buscar una solución de Cristian Frers (2009), el 19% de las enfermedades provienen de causas ligadas al medio ambiente y en la mayoría de los casos, los afectados se contagian a través del contacto con animales domésticos, insectos o roedores infectados o a través de la ingestión de alimentos en mal estado. Entre las enfermades más comunes producto del manejo inadecuado de la basura están el dengue, el parasitismo, las infecciones de la piel, así como enfermedades relacionadas con las vías respiratorias, incluido el cáncer, producto de la quema de basura.

Por otra parte, de acuerdo con un diagnóstico de la gestión de residuos sólidos realizado por la Dirección General de Gestión Integral de Residuos Sólidos del Ministerio de Medio Ambiente y Agua (2012), en Bolivia se generan 4.782 toneladas de basura al día, cantidad que representa 1.745.430 toneladas al año y de los 337 municipios que existen en el país, 298 (90,8%) disponen sus residuos en botaderos a cielo abierto, terrenos baldíos, calles, quebradas y en otros casos simplemente se queman a cielo abierto, en todos estos casos el manejo de residuos carece de control y manejo adecuado.

En este sentido, la situación del manejo de residuos sólidos en Bolivia es de carácter precario y se hace necesaria la implementación de rellenos sanitarios manuales para contrarrestar los impactos negativos de los basureros a cielo abierto. Según la “Asociación Americana de Ingeniería Civil – ASCE”, el Relleno Sanitario es una técnica de eliminación final de los desechos sólidos en el suelo, que no causa molestia ni peligro para la salud y la seguridad pública; tampoco perjudica al medio ambiente durante su operación ni después de terminado el mismo, este método utiliza principios de ingeniería para confinar la basura en la menor superficie posible, reduciendo su volumen por compactación al mínimo practicable, cubriéndola con capas de tierra diariamente. Además, prevé los problemas que puedan causar los líquidos y gases producidos en el Relleno, por efecto de la descomposición de la materia orgánica”.

De esta manera, al implementar un relleno sanitario manual como alternativa para la disposición de la basura, se tendrán los siguientes beneficios: con respecto a la salud, disminuirá la proliferación de fauna nociva y por consiguiente las enfermedades que se contagian a través del contacto con animales domésticos, insectos o roedores infectados o a través de la ingestión de alimentos en mal estado. Así como las enfermedades relacionadas con las vías respiratorias, incluido el cáncer, producto de la quema de basura.

Por otra parte, con la disposición controlada de los residuos sólidos, la emanación de malos olores generados por la descomposición de la basura disminuiría o se eliminarían totalmente. De igual forma, mejoraría la imagen del paisaje de la zona debido a que el confinamiento controlado de los residuos evita la contaminación visual causada por los residuos sólidos.

Además, si se realiza una gestión adecuada y reciclaje de residuos se puede generar una remuneración económica de los productos a reciclar.

Puede decirse que el relleno sanitario es una técnica con el fin de darle a los residuos una disposición final. Además de la impermeabilización y de otros procesos para lograr que estos desechos no se conviertan en un peligro para la salud pública, se desarrolla la compactación de los residuos, gracias a lo cual ocupan la menor cantidad de espacio posible.

En la operación cotidiana de los rellenos sanitarios entran en juego diversos equipamientos y maquinarias: volquetas, tractores, retroexcavadoras, compactadoras, etc. De acuerdo a la cantidad de residuos que se destinan al relleno sanitario, puede haber una mayor o menor necesidad de trabajos manuales. En los rellenos más grandes, la mayor parte del trabajo se encuentra mecanizado.

El relleno sanitario, en definitiva, contempla una instalación y una operación para la disposición de los residuos sólidos. Es necesario que las autoridades elijan un lugar adecuado para el desarrollo de este relleno y que su gestión diaria sea controlada de manera rigurosa para evitar problemas de contaminación y salubridad.